Noticias

Noticias

Entrevistamos a : Dr. Vicente Riambau

  • Título: Entrevistamos a : Dr. Vicente Riambau
  • Fecha: 30-11-2011
  • Dr. Vicente Riambau. Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona y Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Barcelona. Jefe de Cirugía Vascular del Instituto del Tórax en el Hospital Clínico de Barcelona y Director de VR Vascular Centre de Centro Médico Teknon. Actualmente es profesor de Cirugía de la Universidad de Barcelona y miembro de las más prestigiosas sociedades científicas relacionadas con la cirugía vascular de todo el mundo.
    Ex-presidente de la European Society for Vascular Surgery (ESVS), Presidente de la American Society for Angiology (Sección Española) y Vicepresidente de la ISVS (International Society for Vascular Surgery).

    Por Miguel Angel Serrano, endovascular.es

    Doctor, ¿por qué decidió ser médico?
    De hecho yo no quería ser solo médico! Quería ser médico y cirujano desde que tuve uso de razón. En mi familia no hay más médicos y creo que seguiré siendo el último a tenor de las preferencias de mis sobrinos. El motivo fue y es vocacional, creía y creo que era una fantástica forma de ser útil a los demás y si era con la participación de mis manos, mejor. Es la profesión más bella que existe, si bien tiene aspectos crudos, la mejor compensación es contribuir en el alivio del sufrimiento físico y psíquico de los pacientes. Ellos constituyen el más grande de los tesoros de un médico, el “life motive” de ser médico. Es por ello que a pesar de ser una profesión muy mal compensada salarialmente, la mejora de los pacientes suple con creces esta deficiencia crematística.




    …y por qué escogió la Cirugía Vascular?
    Yo empecé a pisar quirófano cuando tenía 14 años y era estudiante del desparecido BUP (Bachillerato Unificado y Polivalente). Todos los miércoles por la tarde de todo el año, incluidas la vacaciones de verano, yo acudía a la cita de la semana más excitante y emocionante que era ver operar al Dr. Casadó, conocido de la familia y quien me operó más tarde el apéndice a mis 17. En aquel entonces, los cirujanos generales hacían cirugía digestiva, traumatología, vascular… La verdad es que me gustaba todo tipo de cirugía. Más tarde, el Dr. Casadó se retiró y me presentó a mi otro mentor, el Dr. Gabriel Martí Sintes, Cirujano General con quien colaboré como ayudante durante mi carrera de Medicina. Cierto es que el Dr. Martí tenía, y seguro sigue teniendo, un estilo muy elegante y perfeccionista, un grandísimo Cirujano con gran dosis de Humanidad. Yo, como es lógico quería ser como él. Pero cuando se acercó el momento de la elección tras superar el examen MIR, el propio Dr. Martí, su propio Anestesiólogo y gran amigo, Dr. Jordi Esteban, me desaconsejaron apostar por la Cirugía General y me hablaban de una más reciente especialidad la Cirugía Vascular que yo ya había descubierto, también, de mis rotaciones en el Hospital de Bellvitge de la mano de los Dres. Capdevila, Marco Luque, Cairols, Segura, Ballón, Riera, Simeón… La Cirugía Vascular era la que más se parecía a la General ya que cubría un amplio espectro anatómico, desde el cuello hasta los dedos de los pies, pero al ser más joven ofrecía más campo de potenciales desarrollos y mejoras. Y así fue que tuve la gran fortuna de poder escoger la especialidad y en el Hospital de San Pau de Barcelona, en mi barrio, con uno de los grandes pioneros de la especialidad, el Dr. Sala Planell. Posteriormente, el Dr. Emilio Viver Manresa, mi otro gran mentor, me enseñó todo sobre la Cirugía Vascular clásica y me permitió, siendo yo residente, iniciar el Programa de Cirugía Endovascular empujado por otro gran cirujano vascular, Antonio Rosendo, “culpable” de que yo aprendiera Inglés por la noches, para empezar mis relaciones con EE UU.



    ¿Qué personas han marcado su carrera profesional?
    Ya he mencionado algunos nombres que en las diferentes etapas previas a mi dedicación como Cirujano Vascular tienen parte de “culpa” de lo acontecido y logrado hasta hoy. Pero han sido decenas de médicos, cirujanos o no, e incluso residentes, becarios y enfermeras, incluso profesionales de la industria farmacéutica, que han influido e influyen de modo constante en mi carrera. Permítame, sin embargo, que delate a los verdaderos “culpables”, sin duda las personas que más influyeron fueron mis padres. Ellos me facilitaron y pagaron mis estudios. Ellos me otorgaban la estabilidad familiar y emocional tan importante para poderte dedicar a crecer como persona fuera de la familia. Desgraciadamente, mi madre primero y más recientemente mi padre, por enfermedades diversas, no pudieron disfrutar en directo de todos los resultados de su apuesta, de sus sacrificios, aspiraciones y porque no decirlo, orgullo. Mi hermana, Rosa, que participa y celebra mis logros como si fueran suyos, me ha puesto el camino más fácil con su actitud, asumiendo su rol de apoyo constante. Cómo no, mi esposa Ana, médico Dermatólogo, es la que con su ejemplo de tenacidad, voluntad y auto-exigencia me empujó a exprimir todas mis capacidades. A pocos meses de casados tuve la oportunidad de marchar por primera vez a los EEUU por dos meses y ella no sólo no puso impedimentos sino que me obligó a hacerlo. Y le estaré eternamente agradecido pues abrió mis ojos a la internacionalidad desde muy tempranas fases de mi carrera. Mi suegro, Prof. José M Giménez Camarasa, puso el listón muy alto con su irrepetible personalidad y profesionalidad como eminente Dermatólogo de talla Mundial. Yo no podía quedar atrás. Todavía estoy lejos de sus logros pero espero, que desde allá donde esté, pues otra terrible enfermedad le impidió disfrutar de su merecida jubilación, esté satisfecho y orgulloso de su yerno. No puedo dejar de nombrar a mi suegra Marta, que ella sí está por fortuna entre nosotros quien como el resto de la familia han mostrado respeto, confianza y ánimo para conmigo.
    A lo largo de más de 20 años de dedicación a la Angiología y Cirugía Vascular han sido muchos, los personajes ilustres y no tan ilustres los que se han cruzado en mi travesía profesional y de los cuales he intentado sacar el mejor mensaje de todos y cada uno de ellos. Quizá se espera que le nombre algunos, pero no sería políticamente correcto pues podría dejar a varios en el tintero. Ellos saben por nuestra relación cotidiana o más puntual o periódica que los admiro y respeto.
    Finalmente, no debo obviar decir que son mis propios pacientes quienes marcan diariamente mi carrera, son los que me estimulan a continuar aprendiendo y luchando por lograr la excelencia que más que una realidad es un desiderátum.

    ¿ Qué tres acontecimientos han marcado su carrera profesional?
    Si tengo que escoger sólo tres, debo responder que el primero fue superar los número clausus de la Facultad de Medicina de Barcelona. El segundo, entrar a formar parte de la plantilla del Hospital Clínic de Barcelona y el tercero está por llegar…

    Usted fue uno de los pioneros en la terapia endovascular. ¿ Cómo fueron sus inicios?
    Cuando era residente en el Hospital de Sant Pau de Barcelona empecé a trabajar con una técnica en aquel entonces muy revolucionaria y también algo psicodélica. Me estoy refiriendo la angioplastia con laser. En el año 1988 ya publicamos nuestras primeras experiencias. Muy pocos teníamos acceso a esta técnica. Recuerdo que el Dr.Juan Matesanz en el Hospital San Carlos de Madrid y quizá Manolo Maynar tenían alguna experiencia con ella.
    Pero lo más revolucionario para mi carrera fue empezar mi singular experiencia en el Hospital Clínic de Barcelona en el 1992, concretamente en el 1995 empezamos el programa de endoprótesis de aorta simultaneando con Manolo Maynar y los colegas de San Sebastian, Txema Egaña y Mariano de Blas. Más tarde se añadió el grupo del lamentablemente desaparecido Dr. Jiménez Cossio, de Madrid, a quien le debo su respeto, amistad y la dirección de la publicación Técnicas Endovasculares.
    Cuando llegué al Clínic, no existía ni un angiógrafo. Mandábamos a los pacientes a centros remotos de la ciudad para hacerse sus arteriografías. Estoy hablando de la época post-olímpica de Barcelona. Pero mis contactos con Juan Parodi, Geoff White, Ted Dietrich y Frank Veith entre otros, me hicieron vislumbrar un cambio revolucionario en la cirugía vascular como así se ha demostrado. Muy pronto conseguimos “convencer”, con la memoria correspondiente y con la inestimable ayuda del Dr. J. Mulet, a la Dirección del Instituto de Enfermedades Cardiovasculares y al Comité Ético de la revolución que suponía tratar los AAA mediante técnica Endovascular y que era un elemento de estrategia y posicionamiento para el propio Hospital. Afortunadamente, el Dr. Javier Montañá, a quien le debo también muchísimo profesionalmente y como ejemplo de persona, se interesó por una plaza de Jefe Clínico de AngioRadiología en el Clínic. En aquel entonces ya teníamos autorización para iniciar el programa de endopróteisis de aorta. Este fue un momento crucial. La dirección del Clínic había decidido tener Angiorradiología y Javier podía hacerse cargo. Genial coincidencia. Se construyó una sala muy moderna para la época. Y así, empezamos nuestro programa de tratamiento endovascular de la aorta envuelto de una atractiva mezcla de ilusión, atrevimiento, incertidumbre y curiosidad. Todo ello siendo yo el único Cirujano Vascular del Clínic, en el seno de un servicio de Cirugía Cardiovascular. Me consta que esto último ha sido mal digerido por algunos de mis colegas y explica, en parte, el por qué las puertas internacionales se me abrieron antes que las nacionales. Pero pienso que la oportunidad podía ser única y había que aprovecharla aunque supusiera un mayor esfuerzo.
    Con los primeros casos soportamos la presión de la observancia de los incrédulos.


    Posteriormente, los resultados y la producción científica de múltiples estudios clínicos, que todavía lideramos, han convertido al tratamiento Endovascular de la aorta en un programa estable y respetado dentro y fuera de nuestras fronteras. Buen ejemplo de esta buena evolución son el SITE (Simposio Internacional sobre Terapéutica Endovascular) que celebramos cada dos años, las publicaciones nacionales e internacionales, la participación en todos los grandes foros endovasculares del mundo y el Programa de postgrado de Perfeccionamiento en Cirugía Endovascular del que se han beneficiado más de 50 médicos becarios provenientes de diversos países de Latinoamérica, Europa y Oriente medio.




    SITE 2011
    El pasado mes de Setiembre concluyó su mandato como Presidente de la ESVS ¿Cuáles han sido sus prioridades y que objetivos ha visto cumplidos y cuáles no ?
    La presidencia de la ESVS ha sido un reconocimiento a los muchos años de presencia en foros internacionales y en particular en Europa . Todavía pertenezco al Comité Ejecutivo de la ESVS como Past President. Mis objetivos se han ido forjando desde mi periodo como representante español en el Consejo de la ESVS, pues, como es lógico, no se puede pretender implementar cambios con sólo un año de pura Presidencia. El objetivo principal ha sido abrir la ESVS a la modernidad, a los jóvenes cirujanos vasculares y a los países del Sur de Europa. Ahora ESVS es menos “anglosajona” y calvina, hay más posibilidades de participación en el congreso anual, y hemos introducido elementos de cambio en su imagen en los que todavía estamos trabajando como es una nueva web y futuras aplicaciones móviles. Es muy importante que los jóvenes cirujanos vasculares identifiquen como suya a la ESVS. Así que es prioridad del Ejecutivo facilitar el ingreso de los jóvenes y ofrecerles herramientas educativas y de intercomunicación. La ESVS es la sociedad que lidera, junto con la SVS, la corriente de conocimiento vascular de occidente, es muy importante hacerla crecer en número de asociados y en contenidos para que sea referente de los profesionales y de las autoridades educativas y sanitarias de todo el mundo, especialmente en un momento de globalización y cambio impulsado en parte por las nuevas tecnologías endovasculares.
    He tenido suerte y estoy viendo cumplidos mis objetivos. No obstante, me hubiera gustado constatar una mayor predisposición de la SEACV (sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular) para incrementar la interrelación entre sociedades afines, como si lo han hecho otras como la Portuguesa, la Italiana, la Francesa, la Holandesa,… Pero hay tiempo para ello. Tres son los caminos que ESVS ofrece a las sociedades nacionales: la celebración de sesiones conjuntas durante la celebración de los congresos nacionales con la participación financiada ESVS de ponentes de prestigio internacional; la celebración de workshops educativos con tutores financiados por la ESVS; la reducción de tarifas para ser miembro de la ESVS para los socios que a través de sus sociedades nacionales se inscriban a la ESVS. Pero de la SEACV no debo hablar ahora.



    ¿Cuál es el futuro de la Cirugía Vascular en Europa?
    El futuro de la Cirugía Vascular en Europa es positivo. El reconocimiento como especialidad independiente se irá ampliando entre los países Europeos. Inglaterra está a punto de conseguir este grado de independencia lo cual hace suponer que se seguirá de otros imitadores. El terreno menos claro es el de la educación y entrenamiento. Es la UEMS quien desde hace muchos años intenta armonizar un programa de formación y un título europeo; todavía falta consenso pero el camino está abierto.
    Serán los cirujanos vasculares quienes lideren todo el conocimiento vascular y su ejecución. Sólo falta redefinir los programas educativos para que se sincronicen con la tecnología disponible y con las posiciones profesionales y evitar así confusión y luchas inútiles durante el período profesional postgrado. La educación troncal es una posible solución asumiendo que no todos podemos ser expertos en todos los campos diagnósticos y terapéuticos que hoy, y sobre todo en el futuro inmediato, se ofrecen. Tras un tronco común, el futuro especialista debería invertir unos créditos en cirugía abierta, en Endovascular, en patología venosa o en diagnóstico o angiología médica. Así tendremos expertos en estas áreas del conocimiento vascular que, a posteriori, de modo conjunto podrán atender mejor a los pacientes vasculares en unidades integradas o centros vasculares.

    ¿y en España?
    La Cirugía Vascular en España tiene una posición de privilegio pues desde 1978 es especialidad independiente y además con el añadido de la Angiología. El futuro es también positivo. Pero de nuevo la preocupación se centra en los programas formativos, existe una nueva Orden Ministerial sobre las especialidades médicas que ve en el sentido de la troncalidad del conocimiento, pero que todavía no se aplica a pesar que se encuentra en el BOE desde hace más de 2 años.
    Afortunadamente, en España los conflictos inter-especialidades han ido desapareciendo, siendo el Cirujano Vascular quien lidera, de manera mayoritaria, el manejo de los pacientes vasculares. Pero como decía, algo deberemos hacer para adecuar la nueva tecnología y las normativas europeas de horarios laborales para obtener especialistas jóvenes autosuficientes. Mucho me temo que nuestros jóvenes no se forman lo suficiente, básicamente porque ha aumentado la materia y se ha reducido el tiempo.

    Siempre ha adquirido un fuerte compromiso en actualizar, compartir, el conocimiento y la experiencia. Recogiendo el testigo de la Revista Técnicas Endovasculares, fundando el Simposium Internacional de Terapia Endovascular SITE y recientemente siendo Director Médico Editorial del portal web especializado en endovascular www.endovascular.es. ¿ Cuáles son los retos actuales y futuros de la divulgación científica tanto a pacientes como a médicos?
    Los retos actuales, sin eliminar los medios más clásicos, se centran en el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). La información ‘on line’ se ha convertido en parte de nuestro yo. No sé si todo lo que emana de estas tecnologías es beneficioso, pero lo cierto es que ofrece tranquilidad el poder disponer de información inmediata sobre cualquier tema sea profesional o no. Dicho de otra forma, parece como si no importara tanto saber, porque lo que no sepas te lo dirá el Sr. Google, por ejemplo. Pero las TIC van más allá y permiten interactuar con personas o compañeros que se encuentran a miles de kilómetros de distancia, podemos preguntar y dar respuestas. Es aquí, en lo de dar respuesta, donde radicará el saber o no saber y diferenciará a los profesionales de los meros ‘preguntones’.
    Las plataformas web 2.0 son el presente y el futuro. Pero deberemos saber de qué lado queremos estar si en el que siempre pregunta porque no sabe o bien en el que también puede dar soluciones porque sabe, quiero decir que, incluso en un mundo de más uniformidad de posibilidades, también se establecerán y reconocerán categorías.

    ¿Cuáles son sus actuales intereses de investigación?
    Actualmente me interesa continuar con investigación clínica, pero me gusta la investigación básica en laboratorio y en ello andamos. Mi hospital, el Clínic, es muy exigente en esto de la investigación, pero a la vez ofrece grandes oportunidades. Sigo interesado en los temas endovasculares, pero también en los epidemiológicos y de la biología vascular.

    Hablando de proyectos de investigación. Se ha identificado el gen causante del Aneurisma de Aorta Abdominal o AAA, a cargo de un equipo de científicos, liderados por el cirujano vascular, Matt Bown, de la Universidad de Leicester.
El estudio ha sido publicado el pasado 4 de Noviembre en 'The American Journal of Human Genetics'.
El gen responsable de la fatal enfermedad, LRP1, según concluye el trabajo realizado por los científicos, después de analizar a más de 2.000 personas de 6 diferentes países durante más de 10 años.

Dr. Riambau.
¿Que le parece el hallazgo?
    Se trata de una nueva aproximación al conocimiento de las causas genéticas y moleculares relacionadas con la formación de Aneurismas de aorta Abdominal. Pero todavía estamos muy lejos de una interpretación consistente. Lo más relevante de este hallazgo es la aparente independencia de otras enfermedades cardiovasculares.

    ¿ Conocía este trabajo u otros en esta línea?
    Conozco personalmente a algunos de los autores y sé de sus proyectos., pero desconocía que se hallaban tan cerca de la publicación de este macro trabajo que ha supuesto varios años de colección de miles de muestras, su posterior análisis y seguimiento de miles de pacientes y controles. Ha habido otras aproximaciones previas con la intención de encontrar la explicación genética de los llamados AAA hereditarios, pero estas variantes genéticas, al contrario de lo que aporta el presente estudio, eran relacionadas con otras enfermedades cardiovasculares como la enfermedad coronaria o aneurismas intracraneales.

    ¿Cree que la identificación de este gen y la posterior investigación en profundidad de la función del gen respecto al AAA, podrá ayudar a entender la enfermedad y su tratamiento?
    Cualquier avance o aportación científica en este sentido es bienvenido. No obstante, como mencioné anteriormente, todavía estamos muy lejos de una interpretación válida y consistente. No olvidemos otros importantes factores de riesgo más allá de la herencia, como la edad, el tabaco o el sexo masculino. Cualquiera de estos factores pueden contribuir a la aparición de mutaciones genéticas que traduzcan cambios en las síntesis de proteínas y que a la postre expliquen la formación de aneurismas de aorta abdominal. Será también muy interesante encontrar la explicación molecular y genética de cómo influyen en el genoma estos factores de riesgo para cerrar el círculo. Si realmente las mutaciones acontecen, potencialmente pueden transmitirse hereditariamente, lo que implicaría que una vez controlados los factores de riesgo, la genética se encargara de provocar aneurismas, entonces entraríamos en la necesidad de aplicar terapia génica que inhiba la expresión de estos genes mutados. Como puede ver, el campo de conocimiento en este tema es muy extenso a la vez que apasionante. Ahora estamos sólo en el inicio.

    El estudio se basa en la heredabilidad del AAA entre familias. Este factor hereditario, esta a su juicio, suficientemente demostrado?
    Lo que está demostrado epidemiológicamente que existen familias de AAA, especialmente sospechable cuando son mujeres las que presentan la enfermedad, pues es poco frecuente que el AAA afecte al sexo femenino. Lo que no se conoce es el gen o genes que han variado y se transmiten de madres/padres a hijos/as.

    El gen causante de la enfermedad actuaría específicamente para los Aneurismas de Aorta Abdominal. El estudio sugiere que no estaría vinculado a otras enfermedades cardiovasculares. Resulta llamativo, ¿no?

    Puede ser una simple coincidencia por el momento. Quizá en pocos meses, otros grupos describen la misma alteración genética en pacientes con dislipemias familiares, por poner un ejemplo. Ello no restaría valor al estudio aquí comentado, pues se trata de acumular conocimiento en torno a esta enfermedad para poder perfilar el los futuros diagnóstico, prevención y tratamiento de los AAA con la mayor eficiencia posible. Por cierto, no hemos hablado de las implicaciones económicas futuras de estos progresos científicos, pero puedo avanzarle que hay industrias que ofrecen sus kits de diagnóstico genético para otras enfermedades hereditarias, a precios nada despreciables. A la vez, algunas compañías privadas de seguros están muy interesadas en promocionar estos métodos de diagnóstico de riesgo, con la finalidad de seleccionar mejor a sus asegurados. Lo que no puedo asegurar es que la sanidad pública tenga el mismo nivel de interés.

    ¿Cómo casa todos estos adelantos científicos en un contexto de recortes en los presupuestos sanitarios?
    Los recortes presupuestarios no han sido una buena noticia, como es lógico. Pero mirado desde el lado positivo, hemos tenido que hacer un auténtico ejercicio de gestión de actividad y de presupuesto que ha sido enriquecedor. Por un lado hemos incrementado la conciencia de los usuarios y de quienes disponemos de la tecnología de que esto no es gratis, el uso racional y el planteamiento austero se ha contrapuesto a posturas “de despilfarro” o sin cuidado previas. Pero bueno, todo tiene un límite, no podemos seguir recortando pues el peligro obvio es la involución. Involucionar en Medicina es tratar sub-óptimamente a los pacientes y esto no es moral. Confiemos en los políticos para que recuperemos la estabilidad económica y sobre todo, los puestos de trabajo que en nuestro país es lo que más nos azota. Nosotros los profesionales de la Medicina, al menos nuestro hospital, hemos cumplido con los planes de ajuste, ahora que sean los políticos y tecnócratas los que cumplan.

    ¿Algún tema más que quiera comentar?
    Bien, creo que ha sido una entrevista extensa y profunda. Sólo nos quedaba hablar de futbol y religión. Pero lo dejaremos para más adelante. Me gustaría mandar un mensaje optimista a los jóvenes cirujanos vasculares. Vivir vuestra profesión con grandes dosis de dedicación, respeto y pasión. No os frenéis por nada ni por nadie. El futuro es brillante pero hay que construirlo desde ahora.

    ¿ Cuáles son sus intereses fuera de la medicina?
    Ya sabía yo que hasta de fútbol íbamos a hablar. Pues lo siento pero no soy futbolero.
    Me gusta compartir buenos ratos con mi familia y mis amigos; me gusta viajar, el cine, la buena música, la buena mesa en buena compañía y con buena sobremesa…todo ello, después de sentir la satisfacción del trabajo bien hecho.



  • Fuente: endovascular.es
  • Enlace: http://www.endovascular.es/ficha_articulo_presentacion.php?Id=418